XL Congreso Nacional y I Congreso Virtual de la semFYC - Valencia

del 15 de septiembre al 6 de octubre de 2020

Comunicaciones: Casos clínicos

Cuando las inmunoglobulinas no están presentes en el diagnóstico (Póster)

Ámbito del caso

Atención Primaria.

Motivos de consulta

Fiebre y odinofagia.

Historia clínica

Enfoque individual

  • Antecedentes personales: Alergia a AINE´s. Asma bronquial extrínseca.
  • Anamnesis: Varón de 21 años que acude a consulta por odinofagia y febrícula de una semana de evolución. Desde hace 2 días añade fiebre hasta 39.5ºC, tos con expectoración, artromialgias, sudoración nocturna, astenia y pérdida de peso de 4 kg por baja ingesta por odinofagia. No otra sintomatología acompañante.
  • Exploración física: Orofaringe hiperémica, amígdalas hipertróficas sin exudado. Conglomerado adenopático laterocervical doloroso bilateral. Resto de exploración normal.
  • Pruebas complementarias: Test rápido de estreptococo negativo. Analítica urgente: PCR 12,8. No leucocitosis. Serologías de Epstein-Barr y Citomegalovirus negativas. Ecografía cuello: adenopatías de características inflamatorias sin signos de malignidad.

Juicio clínico, diagnóstico diferencial, identificación de problemas

  • Juicio clínico: Cuadro febril de probable etiología vírica.
  • Diagnóstico diferencial: Monucleosis infecciosa u otras patologías víricas. Síndrome linfoproliferativo.

Tratamiento y planes de actuación

Celecoxib para control sintomático y observación domiciliaria.

Evolución

  • Una semana después ante persistencia de sintomatología, es derivado a consultas de Medicina Interna.
    • Consulta: Analítica con aumento de transaminasas y coagulopatía con serologías negativas. Radiogría torax normal. Ecografía cuello: adenopatías inflamatorias.
    • Ingreso en M. Interna: Ecografía abdominal: normal. Analítica con seroconversión de Ig M frente a Epstein-Barr (4 semanas tras inicio de sintomatología). Confirman diagnóstico de Mononucleosis por Epstein-Barr con alteración hepática secundaria.

Conclusiones (y aplicabilidad para la Medicina de Familia)

Aunque el diagnóstico de la mononucleosis infecciosa es fundamentalmente clìnico, generalmente se confirma con serología por el riesgo de complicaciones. En el 65% de los pacientes, la Ig M frente a Epstein-Barr se positiviza en la primera semana tras la aparición de la sintomatología. Sin embargo, en un 15% esta positividad puede retrasarse hasta 3-4 semanas, lo que dificulta el diagnóstico y aumenta la incertidumbre en la consulta y el aumento de pruebas complementarias.


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2021; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

Gutierrez Lopez, Maria
CS de Pinto. Madrid
Hernández Claverie Rojo, Iciar
CS de Pinto. Madrid
Ruiz Huertas, Rocío
CS de Pinto. Madrid