Comunicaciones: Casos clínicos

Síndrome de Charles Bonnet (póster2)


ÁMBITO DEL CASO

Atención Primaria.

MOTIVO DE CONSULTA

Alucinaciones visuales.

HISTORIA CLÍNICA

Enfoque individual
Varón de 72 años, sin alergias medicamentosas conocidas, con factores de riesgo cardiovascular y cardiopatía isquémica, estenosis del canal medular y degeneración macular, intervenido quirúrgicamente por pólipos colónicos. Consultó en la consulta de Atención Primaria por un episodio de alucinaciones visuales de aparición intermitente de varias semanas de evolución, donde afirmaba ver a «varios niños jugando», que las reconocía como irreales. Hacía 4 meses había presentado otro episodio similar, acompañado en este caso de desorientación y prosopagnosia con relación a un cuadro infeccioso febril, con rápida recuperación posterior.
En la exploración neurológica no se objetivó focalidad, sin alteraciones de memoria en las praxias ni en el lenguaje. Caminaba con cierta inestabilidad con respecto a la estenosis de canal. El resto de la exploración física por aparatos resultó ser anodina.

Enfoque familiar
Vive con su mujer.

Diagnóstico diferencial
El diagnóstico diferencial se estableció entre enfermedad neurodegenerativa, especialmente demencia con cuerpos de Lewy y enfermedad de Parkinson, intoxicación alcohólica o abstinencia, encefalopatía metabólica, delirio, enfermedad psiquiátrica y epilepsia.

Tratamiento
Pueden emplearse antipsicóticos atípicos a dosis muy bajas si las alucinaciones son muy incapacitantes y repercuten de forma significativa en la calidad de vida.

Evolución 
Tras revisar medicación y descartar focalidad neurológica y deterioro cognitivo se pensó en la posibilidad de un déficit visual, el síndrome de Charles Bonnet. 

CONCLUSIONES

Se trata de una patología muy común en la población de mayor edad, pero poco reconocida habitualmente, a lo que se suma un bajo índice de consulta. Hace referencia a las alucinaciones visuales que se producen en pacientes con pérdida de la agudeza visual o pérdida del campo visual, donde subyacen muy frecuentemente patologías tales como el accidente cerebrovascular y la degeneración macular, especialmente en situaciones de privación sensorial. Las alucinaciones pueden ser simples, como líneas o formas geométricas, o complejas, con imágenes de personas, animales o escenas. Por lo general, no recurren de manera estereotipada, una característica que los distingue de las alucinaciones epilépticas. Ocurren más a menudo con los ojos abiertos y tienden a disminuir al cerrar los ojos o al mirar a otro lado.


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2021; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

García Ceberino, Cristina
CS San Jorge. Cáceres
Carrasco Fernández, Adriana
CS San Roque. Badajoz
Cáceres Guerola, Fernando
CS Nuevo Cáceres. Cáceres