XXXVI Congreso de la semFYC – A Coruña

del 9 al 11 de junio 2016

Comunicaciones: Casos clínicos

Síndrome de la boca ardiente: un gran desconocido (póster)

AMBITO DEL CASO

Atención Primaria y hospitalaria.

Caso multidisciplinar.

 

MOTIVOS DE CONSULTA

Molestias inespecíficas en región orofaríngea.

 

HISTORIA CLÍNICA

Enfoque individual

Mujer  63 años, hipertensa, dislipemia, insuficiencia renal crónica, artrosis, hiperuricemia. Tratamiento con: telmisartan 80mg/día, indapamida 1,5mg/día, alopurinol 300mg/día, atorvastatina 40mg/día.

Consulta por sensación de quemazón en cavidad oral desde hace meses; no relación con ingesta, ni cambios posturales, no mejora con antiácidos autoadministrados. No otra clínica asociada.

Exploración sin hallazgos significativos. Se prescribe omeprazol 20mg/día y reevaluación a la semana.

En revisión, presenta sensación punzante, picor y aumento de quemazón en lengua. Solicitamos analítica completa, pruebas reumáticas y serología que resultaron normales. Derivamos a  Digestivo que realiza endoscopia sin hallazgos. Ante el empeoramiento de la clínica, se contacta con Dermatología para realización de biopsia con resultado normal.

 

Enfoque familiar

Viuda ama de casa, dos hijas mayores de edad a su cargo.Trabaja como vendedora ambulante.

 

Desarrollo

Diagnóstico diferencial: liquen plano, muguet oral, mucositis por tóxicos o farmacológica, infección por helicobacter pylori.

Juicio clínico: síndrome de la boca ardiente.

 

Tratamiento

Dermatología inicia Retinol Palmitato (vitamina A) 50.000UI/día 4 meses, Colutorio antiséptico nocturno e Hidroxicina 25 mg/24 horas. Evitar hábitos tóxicos, control odontología e higiene bucal.

 

Evolución

Ante no mejoría, en revisión, se pauta Biotina 5mg/día y gel de ácido hialurónico/12 horas sin cambios. Por último se administra Calaguala 12mg/ 8 horas consiguiendo control sintomático.

 

CONCLUSIONES

El síndrome de la boca ardiente es una patología poco frecuente. Afecta sobre todo a mujeres mayores de 60 años posmenopáusicas. Se localiza generalmente en la lengua, pero puede afectar también a labio paladar y orofaringe. Se relaciona con síndromes carenciales (hierro, ácido fólico y vitamina B), mala higiene de cavidad oral,  reacciones alérgicas a materiales dentales, pastas dentífricas, colutorios y nicotina. Además los pacientes presentan un gran componente emocional y tendencia a la neurosis. No hay estudios concluyentes que lo relacionen con cambios en la composición salival ni patología de nervios periféricos. Debido al carácter multifactorial de la entidad no existe tratamiento curativo. 

 

 


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2021; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

Fernández Terrón, Maria Jesús
CS de Algeciras Sur. Cádiz
Guerrero Durán, Esperanza

Ramírez Aliaga, María
CS Menéndez Tolosa. Algeciras