Comunicaciones: Casos clínicos

Soy diabético, me pongo insulina porque me falta (póster)


ÁMBITO DEL CASO

Servicio de Urgencias. 

MOTIVO DE CONSULTA

Glucemia: 40 mg/dl.

HISTORIA CLÍNICA

Enfoque individual
Antecedentes personales: diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, dislipemia. Accidente isquémico transitorio.
Varón de 57 años. Refiere cifras bajas de glucemia durante la noche con sudoración, astenia y malestar. Comenta, asimismo, que se realiza los controles de glucemia posprandialres, tras inyectarse la insulina. Como presenta cifras bajas de glucemia, aumenta la dosis para la siguiente inyección. Explica: «Como me falta insulina, me pincho la dosis, pero tengo el azúcar baja, así que, como necesito más, aumento la dosis». No otra sintomatología por aparatos. 
Exploración física: buen estado general, consciente orientado y colaborador, eupneico en reposo. Hemodinámicamente estable, glucemia capilar: 150 mg/dl. Auscultación cardiorrespiratoria normal. No edemas en extremidades inferiores. 

Enfoque familiar
El paciente fue diagnosticado de diabetes hace 10 años, bien controlado con antidiabéticos orales hasta hace 1 mes, cuando inicia insulinoterapia. 

Diagnóstico diferencial
Diabetes mellitus tipo 2 mal control por falta de educación diabetogénica. 

Tratamiento
Tratamiento insulínico:
- Insulina Toujeo 20 UI a las 23 horas. Realizar control de glucemia por la mañana; si 3 días cifras menores de 80 mg/dl bajar 2 UI; si durante 3 días son mayores de 150 mg/dl, aumentar 2 UI.
- Realizar controles de glucemia capilar antes de las comidas. Si presenta cifras menores de 80 mg/dl disminuir 2 UI; si son mayores de 150 mg/dl, aumentar 2 UI. 
- Administrar insulina Apidra 4 UI antes de desayuno, 6 UI antes de almuerzo y 4 UI antes de la cena. 
- Resto de tratamiento, igual. 

Evolución 
Alta a domicilio. Se insiste al paciente en que acuda a su enfermero de Atención Primaria para educación diabetogénica. 

CONCLUSIONES

Pese a no ser el ámbito de resolución natural del caso, el manejo de la diabetes y la educación al paciente corresponde a la Atención Primaria. Dada la situación del paciente en Urgencias y el razonamiento que realiza sobre su enfermedad, se considera necesario intervenir. El paciente manejaba cifras de flucemias de 40-80; de seguir así, podría presentar coma diabético. 
En Atención Primaria no podemos olvidar la educación sanitaria y asegurarnos de que los pacientes entienden su enfermedad y su tratamiento, revisándolos, si fuera necesario, a los pocos días si realizamos un cambio significativo. 


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2022; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

Ruiz Aranda, Asumpta
CS Adoratrices. Huelva