XL Congreso Nacional y I Congreso Virtual de la semFYC - Valencia

del 15 de septiembre al 6 de octubre de 2020

Comunicaciones: Casos clínicos

Tratando personas y no enfermedades (Póster)

Ámbito del caso

Atención Primaria.

Motivos de consulta

Inestabilidad.

Historia clínica

Enfoque individual

Mujer de 45 años, sin alergias conocidas. 

Antecedentes: parálisis facial periférica izquierda completa desde hace 20 años. Queratitis de repetición. Epilepsia. Cofosis izquierda. Intervenida de Schwannoma temporo-parietal izquierdo en abril de 2017, reintervenida en mayo por fístula LCR, con posterior radiocirugía en septiembre.

En tratamiento con: Levetiracetam 500mg/12h.

Motivo de consulta: sensación de inestabilidad con giro de objetos y dolor facial izquierdo. Refiere que conforme avanza el día se queda sin fuerza, “tengo que pensar los movimientos de mi cuerpo”, aparece cefalea y la sensación de mareo aumenta incapacitando la realización de sus tareas.

Exploración neurológica: parálisis facial izquierda grado V ya presente, Romberg positivo, resto normal. Otoscopia bilateral sin alteraciones.

Enfoque familiar y comunitario

Buen soporte. Casada y con un hijo de 12 años. Trabaja como teleoperadora en horario fijo de tarde desde hace 17 años.

Juicio clínico, diagnóstico diferencial, identificación de problemas

Diagnóstico diferencial: neuralgia, neuritis, herpes, migraña, vértigo, enfermedad de Meniere, laberintitis, neurinoma, esclerosis múltiple, tumoración... 

Juicio clínico: Algia facial izquierda post-intervención quirúrgica y cuadro vertiginoso de origen multifactorial refractario a tratamiento sintomático. Limitación de su actividad diaria.

Tratamiento y planes de actuación

Se inició tratamiento con Sulpirida y Betahistina a dosis plenas y se remitió a Otorrinolaringología que recomendó derivación a Rehabilitación. Se añadió analgesia y ejercicios de rehabilitación vestibular. Baja laboral. Seguimiento y apoyo emocional por nuestra parte.

Evolución

Tres semanas después, la clínica apenas había mejorado. Solicitó alta para reincorporarse. Siguieron periodos de bajas cortas intermitentes (6 en el último año) y además del seguimiento por Atención Primaria, un rosario de otras especialidades, que se fueron remitiendo a la paciente unos a otros: Neurocirugía, Oncología Radioterápica, Otorrinolaringología, Oftalmología y Rehabilitación, hasta que finalmente en enero de 2020 le conceden la invalidez absoluta.

Conclusiones (y aplicabilidad para la Medicina de Familia)

-En situación de máxima vulnerabilidad es imprescindible conocer al paciente y su situación biopsicosocial. La atención longitudinal de Atención Primaria permite tener una visión global y realizar un seguimiento mucho más cercano. 

-En aquellos casos en los que la posibilidad de mejoría clínica es escasa, la labor del médico de familia es acompañar y ayudar en las necesidades que el paciente vaya presentando evitando en lo posible interconsultas innecesarias a otros especialistas .


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2021; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

Gómez Marco, Ana
CS Amparo Poch. Zaragoza
Sanz Casorrán, Belén
CS Actur Norte. Zaragoza
Mihaly, Andrea Blanka
CS La Jota. Zaragoza