XXXVIII Congreso de la semFYC – Barcelona

del 10 al 12 de mayo de 2018

Comunicaciones: Casos clínicos

Un buen soporte domiciliario puede evitar el ingreso hospitalario (Póster)

ÁMBITO DEL CASO

Atención primaria


MOTIVO DE CONSULTA

Disnea


HISTORIA CLÍNICA

Enfoque individual

Paciente con antecedentes de cardiopatía isquémica, infarto agudo de miocardio, edema agudo de pulmón, fracción de eyección del ventrículo izquierdo deprimida, bloqueo de rama izquierda, insuficiencia mitral moderada, fibrilación auricular permanente, insuficiencia renal crónica y anemia ferropénica.

En tratamiento con dieta sosa, oxigenoterapia 2 lpm durante 16 horas, acenocumarol, furosemida 40 1 comprimido en desayuno y medio en la comida, digoxina medio comprimido por la mañana, bisoprolol 5, enalapril 5, pitavastatina 2, omeprazol 20 y hierro.

Avisa desde domicilio por disnea. Paciente encamada, con ortopnea. No fiebre. No edema en miembros inferiores. En la auscultación se aprecia murmullo vesicular conservado con crepitantes en ambos campos pulmonares. Saturación 85% sin gafas nasales. Se aumenta el oxígeno a 3 litros y se pauta furosemida 2-1/2-0, espironolactona 25 0-1-0, metilprednisolona 16 2-0-0.

Enfoque familiar

Paciente de 92 años, dependiente moderada (Barthel 60/100), religiosa de clausura, vive en convento con otras seis hermanas.

Desarrollo

La paciente decide permanecer en convento, donde tiene un adecuado soporte, y no ingresar. Se informa a las hermanas de la situación y de los signos de alarma y empeoramiento por los que deben avisar urgentemente. Se programan varias visitas semanales para control de síntomas.

Tratamiento

Se ajusta a furosemida 1,5 en desayuno, espironolactona se mantiene y se disminuyen los corticoides. Se cambia pitavastatina por atorvastatina.

Evolución

La paciente mejora de su disnea, vuelve a caminar con ayuda de andador, buena diuresis, satO2 94%, mejoría auscultatoria.


CONCLUSIONES

Cuando hay un adecuado soporte domiciliario, como en el caso de este convento, muchas veces se puede prescindir del ingreso hospitalario. El hecho de programar varias visitas domiciliarias semanales evita la angustia y los trastornos que produce el hospital para muchos pacientes. Se reducen eventuales complicaciones nosocomiales y se observa una mejoría más rápida en la mayor parte de los casos, respecto a los ingresados hospitalarios. El médico de familia puede consultar posibles dudas sobre el manejo del paciente con especialistas.


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2021; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

Brioso Rodríguez, José Antonio
CS Santa Elena. Zamora
Gómez Limontes, Victoria María
CS Santa Elena. Zamora
Matías Hernández, Ana Belén
CS Santa Elena. Zamora