XXXVIII Congreso de la semFYC – Barcelona

del 10 al 12 de mayo de 2018

Comunicaciones: Casos clínicos

Visión borrosa. La importancia de saber detectar lo infrecuente (Póster)

ÁMBITO DEL CASO

Atención Primaria

Caso multidisciplinar


MOTIVO DE CONSULTA

Visión borrosa, voz ronca y astenia.


HISTORIA CLÍNICA

Enfoque individual

AP: No AMC. No fumadora ni consumidora de tóxicos. HTA. SAHS. No IQ. Medicación habitual: lisinopril.

Anamnesis: Mujer de 48 años consulta por visión borrosa, voz ronca y astenia de meses de evolución. Se solicita analítica y se deriva a oftalmología. AS destaca hiperprolactinemia e hipotiroidismo central. En la siguiente visita refiere crecimiento de pies progresivamente. Se inicia tratamiento con levotiroxina y se realiza interconsulta con endocrinología ampliando AS con hormona de crecimiento, SOG y RM hipofisaria.

EF: Normal, excepto disminución AV bilateral. Manos y pies grandes.

PC: Valoración oftalmológica: hemianopsia heterónima temporal. AS: prolactina 378ng/mL, TSH 0.8mIU/L, T4libre 0.6ng/dL, GH e IGF1 elevadas, cortisoluria orina 24h<29mcg/d. Diuresis 2900mL, osm plasmática 278mOsm/Kg, osm urinaria 757mOsm/Kg. SOG no suprime. RM hipofisaria: amplia lesión expansiva en base de cráneo y región selar, de 40x50x56mm, ocupando seno esfenoidal, silla turca y región supraselar, con infiltración del clivus y extensión a ambos senos cavernosos y fosa temporal, compatible con macroadenoma hipofisario. 

Enfoque familiar

Soltera. Sin hijos. Vive sola, frecuenta el gimnasio. Practica boxeo. Barrio nivel socio-cultural medio. 

Desarrollo

La clínica junto a las pruebas complementarias nos plantea macroadenoma hipofisario confirmado por RM.

Diagnóstico diferencial: prolactinoma, acromegalia, hipotiroidismo central.

Identificación de problemas: patología poco frecuente difícil de pensar inicialmente, pasando desapercibida por la variedad de la sintomatología que presenta. Es un reto para el médico de familia asociar esta sintomatología con una patología de estas características. 

Tratamiento

Levotiroxina, cabergolina. Somatulina pre-quirúrgica. IQ resección transesfenoidal. Hidrocortisona. Restricción hídrica. 

Evolución

Tras la intervención quirúrgica presentó hiponatremia compatible con síndrome pierde sal cerebral tratada con restricción hídrica. Al cabo de unos días presentó ionograma normal. A los 3 meses recuperó la visión total y se reincorporó a la vida laboral. 


CONCLUSIONES

En ocasiones el médico de familia se enfrenta a patología poco frecuente por lo que es esencial la detección de signos de alarma y el seguimiento longitudinal del paciente para poder sospechar lo más infrecuente. Porque somos especialistas en personas, con la habilidad de escuchar y hacer un seguimiento integral del paciente.


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2020; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

Ferrer May, Helena
EAP Sardenya. Barcelona
Garcia Mora, Leihdy Gissellth
EAP Sardenya. Barcelona
Bañó Padín, Maria
EAP Sardenya. Barcelona